Traducción del artículo de Time: Vitalik Buterin de Ethereum está preocupado por el futuro de criptomonedas

Natalie Gil
21 min readApr 3, 2022

Esta es una traducción por Natalie Gil del artículo original de ANDREW R. CHOW/DENVER

Ethereum’s Vitalik Buterin Is Worried About Crypto’s Future | Time (MARCH 18, 2022 6:00 AM EDT). Consultado el 21 de Marzo, 2021

En unos minutos, la música electrónica comenzará a tocar, los animales de peluche serán lanzados por el aire, las mujeres emergerán girando aros de hula Technicolor y un toro mecánico entrará en acción, resistiendo a un jinete encantado tras otro. Es la fiesta de clausura de ETHDenver, una conferencia de criptomonedas de una semana dedicada a la cadena de bloques Ethereum. Las colas se han extendido alrededor de la cuadra durante días. Ahora, en esta noche de domingo de febrero, la energía está alcanzando su punto máximo.

Pero a medida que la multitud empuja hacia adentro, un hombre astuto con rasgos elfos sale corriendo del lugar, pasando por asombrados tomadores de selfies y capitalistas de riesgo. Algunos gritan, implorándole que se quede; otros incluso lo persiguen por la calle, a pie y en scooters. Sin embargo, el hombre los supera a todos, desapareciendo solo en la privacidad del vestíbulo de su hotel.

Vitalik Buterin, la persona más influyente en criptografía, no vino a Denver a festejar. No bebe ni disfruta particularmente de las multitudes. No es que no haya mucho para que el creador de Ethereum, de 28 años, celebre. Hace nueve años, Buterin soñó con Ethereum como una forma de aprovechar la tecnología blockchain subyacente a Bitcoin para todo tipo de usos más allá de la moneda. Desde entonces, ha surgido como la capa fundamental de lo que los defensores dicen que será una nueva Internet descentralizada de código abierto. Ether, la moneda nativa de la plataforma, se ha convertido en la segunda criptomoneda más grande detrás de Bitcoin, impulsando un ecosistema de un billón de dólares que rivaliza con Visa en términos del dinero que mueve. Ethereum ha traído a miles de personas no bancarizadas en todo el mundo a los sistemas financieros, ha permitido que el capital fluya sin trabas a través de las fronteras y ha proporcionado la infraestructura para que los empresarios construyan todo tipo de nuevos productos, desde sistemas de pago hasta mercados de predicción, intercambio digital de monerdas y centros de investigación médica.

Pero incluso cuando las criptomonedas se han disparado en valor y volumen, Buterin ha visto evolucionar el mundo que creó con una mezcla de orgullo y temor. Ethereum ha hecho a un puñado de hombres blancos muy ricos, ha bombeado contaminantes al aire y ha surgido como un vehículo para la evasión de impuestos, el lavado de dinero y las estafas distópicas. “La criptografía en sí tiene mucho potencial distópico si se implementa mal”, explica el canadiense nacido en Rusia la mañana después de la fiesta en una entrevista de 80 minutos en su habitación de hotel.

Buterin se preocupa por los peligros para los inversores demasiado ansiosos, las crecientes tarifas de transacción y las desvergonzadas muestras de riqueza que han llegado a dominar la percepción pública de las criptomonedas. “El peligro es que tienes estos monos de $ 3 millones y se convierte en un tipo diferente de juego”, dice, refiriéndose al Bored Ape Yacht Club, una colección muy popular NFT de dibujos animados de primates chillones que se ha convertido en un símbolo de estatus de la era digital para millonarios como Jimmy Fallon y Paris Hilton, y que se han negociado por más de $ 1 millón por pop. “Definitivamente hay mucha gente que solo está comprando yates y Lambos”.

Leer más: Los políticos muestran su creciente interés en las criptomonedas en ETHDenver 2022

Buterin espera que Ethereum se convierta en la plataforma para todo tipo de experimentación sociopolítica: sistemas de votación más justos, planificación urbana, ingreso básico universal, proyectos de obras públicas. Sobre todo, quiere que la plataforma sea un contrapeso a los gobiernos autoritarios y que ponga fin al dominio de Silicon Valley sobre nuestras vidas digitales. Pero reconoce que su visión del poder transformador de Ethereum corre el riesgo de ser superada por la codicia. Y así, a regañadientes, ha comenzado a asumir un papel público más importante en la configuración de su futuro. “Si no ejercitamos nuestra voz, las únicas cosas que se construyen son las cosas que son inmediatamente rentables”, dice, con la voz de junco subiendo y bajando mientras se inquieta las manos y mete los dedos de los pies entre los cojines de un sofá gris grumoso. “Y esos a menudo están lejos de lo que en realidad es lo mejor para el mundo”.

La ironía es que a pesar de todo el caché de Buterin, es posible que no tenga la capacidad de evitar que Ethereum se desvíe de su curso. Esto se debe a que lo diseñó como una plataforma descentralizada, que responde no solo a su propia visión, sino también a la voluntad de sus constructores, inversores y una comunidad en constante expansión. Buterin no es el líder formal de Ethereum. Y rechaza fundamentalmente la idea de que cualquiera deba tener un poder unilateral sobre su futuro.

Buterin with Shiba Inu pajama pants onstage at ETHDenver. Benjamin Rasmussen for TIME

Esto ha dejado a Buterin dependiendo de las limitadas herramientas del poder blando: escribir publicaciones de blog, dar entrevistas, realizar investigaciones, hablar en conferencias donde muchos asistentes solo quieren disfrutar del resplandor de sus nuevas riquezas. “He estado gritando mucho, y a veces ese grito se siente como aullar al viento”, dice, con los ojos lanzándose por la habitación. Si su enfoque funciona o no (y cuánta influencia tiene Buterin sobre su propia creación) puede ser la diferencia entre un futuro en el que Ethereum se convierte en la base de una nueva era de la vida digital, y uno en el que es solo otro instrumento de especulación financiera: swaps de incumplimiento crediticio con una pátina utópica.

Tres días después de que la música se detiene en ETHDenver, la atención de Buterin se dirige a todo el mundo, de regreso a la región donde nació. En la guerra lanzada por el presidente ruso Vladimir Putin, la criptomoneda se convirtió casi de inmediato en una herramienta de resistencia ucraniana. Más de $ 100 millones en criptomonedas se recaudaron en las primeras tres semanas de la invasión para el gobierno ucraniano y las ONG. La criptomoneda también ha proporcionado un salvavidas para algunos ucranianos que huyen cuyos bancos son inaccesibles. Al mismo tiempo, a los reguladores les preocupa que sea utilizado por los oligarcas rusos para evadir las sanciones.

Buterin también ha entrado en acción, igualando cientos de miles de dólares en subvenciones para los esfuerzos de ayuda y arremetiendo públicamente contra la decisión de Putin de invadir. “Un lado positivo de la situación en las últimas tres semanas es que le ha recordado a muchas personas en el espacio criptográfico que, en última instancia, el objetivo de la criptografía no es jugar juegos con imágenes millonarias de monos, es hacer cosas que logren efectos significativos en el mundo real”, escribió Buterin en un correo electrónico a TIME el 14 de marzo.

Su defensa abierta marca un cambio para un líder que ha tardado en encontrar su voz política. “Una de las decisiones que tomé en 2022 es tratar de ser más arriesgado y menos neutral”, dice Buterin. “Prefiero que Ethereum ofenda a algunas personas que convertirse en algo que no representa nada”.

La guerra es personal para Buterin, que tiene ascendencia rusa y ucraniana. Nació en las afueras de Moscú en 1994, hijo de dos informáticos, Dmitry Buterin y Natalia Ameline, pocos años después de la caída de la Unión Soviética. Los sistemas monetarios y sociales habían colapsado; los padres de su madre perdieron los ahorros de su vida en medio de la creciente inflación. “Al crecer en la URSS, no me di cuenta de que la mayoría de las cosas que me habían dicho en la escuela que eran buenas, como el comunismo, eran toda propaganda”, explica Dmitry. “Así que quería que Vitalik cuestionara las convenciones y creencias, y creció muy independiente como pensador”.

La familia inicialmente vivía en un dormitorio universitario con baño compartido. No había pañales desechables disponibles, por lo que sus padres los lavaban a mano. Vitalik creció con una mente turbulenta y repleta. Dmitry dice que Vitalik aprendió a leer antes de poder dormir en la la noche, y tardó en formar oraciones en comparación con sus compañeros. “Debido a que su mente iba tan rápido”, recuerda Dmitry, “en realidad fue difícil para él expresarse verbalmente durante algún tiempo”.

En cambio, Vitalik gravitó hacia la claridad de los números. A los 4 años, heredó la vieja computadora IBM de sus padres y comenzó a jugar con hojas de cálculo de Excel. A los 7 años, podía recitar más de cien dígitos de pi, y gritaba ecuaciones matemáticas para pasar el tiempo. A los 12 años, estaba codificando dentro de Microsoft Office Suite.

El aislamiento de sus compañeros del niño precoz se había visto exacerbado por un traslado a Toronto en 2000, el mismo año en que Putin fue elegido por primera vez. Su padre caracteriza la educación canadiense de Vitalik como “afortunada e ingenua”. El propio Vitalik usa las palabras “solitario y desconectado”.

Buterin en su IBM. Cortesía Dmitry Buterin

En 2011, Dmitry introdujo Vitalik a Bitcoin, que se había creado a raíz de la crisis financiera de 2008. Después de ver el colapso de los sistemas financieros tanto en Rusia como en los Estados Unidos, Dmitry estaba intrigado por la idea de una fuente de dinero global alternativa que no estaba controlada por las autoridades. Vitalik pronto comenzó a escribir artículos explorando la nueva tecnología para la revista Bitcoin Weekly, por la que ganó 5 bitcoins por post (en ese entonces, unos $ 4; hoy, valdría alrededor de $ 200,000).

Incluso cuando era adolescente, Vitalik Buterin demostró ser un escritor conciso, capaz de articular ideas complejas sobre las criptomonedas y su tecnología subyacente en una prosa clara. A los 18 años, cofundó Bitcoin Magazine y se convirtió en su escritor principal, ganando seguidores tanto en Toronto como en el extranjero. “Mucha gente piensa en él como un típico ingeniero técnico”, dice Nathan Schneider, profesor de estudios de medios en la Universidad de Colorado, Boulder, quien entrevistó por primera vez a Buterin en 2014. “Pero un núcleo de su práctica aún más lo es la observación y la escritura, y eso lo ayudó a ver una visión cohesiva que otros aún no estaban viendo”.

A medida que Buterin aprendió más acerca de la tecnología blockchain sobre la que se construyó Bitcoin, comenzó a creer que usarla puramente para la moneda era un desperdicio. La cadena de bloques, pensó, podría servir como un método eficiente para asegurar todo tipo de activos: aplicaciones web, organizaciones, derivados financieros, programas de préstamos no predatorios, incluso testamentos. Cada uno de estos podría ser operado por “contratos inteligentes”, código que podría programarse para realizar transacciones sin la necesidad de intermediarios. Una versión descentralizada de la industria de viajes compartidos, por ejemplo, podría construirse para enviar dinero directamente de los pasajeros a los conductores, sin que Uber se quede una parte de los ingresos.

Lea el resto de la entrevista de Buterin en el boletín de TIME Into the Metaverse.

En 2013, Buterin abandonó la universidad y escribió un whitepaper de 36 páginas que presenta su visión de Ethereum: una nueva cadena de bloques de código abierto en la que los programadores podrían construir cualquier tipo de aplicación que desearan. (Buterin deslizó el nombre de una lista de Wikipedia de elementos de ciencia ficción). Lo envió a amigos de la comunidad Bitcoin, quienes lo pasaron. Pronto un puñado de programadores y hombres de negocios de todo el mundo buscaron a Buterin con la esperanza de ayudarlo a darle vida. En cuestión de meses, un grupo de ocho hombres que se conocerían como los fundadores de Ethereum estaban compartiendo un Airbnb de tres pisos en Suiza, escribiendo código y cortejando a los inversores.

Mientras que algunos de los otros fundadores mezclaron trabajo y juego, viendo Game of Thrones, persuadiendo a sus amigos para que trajeran cerveza a cambio de Ether IOU, Buterin en su mayoría se mantuvo solo, codificando en su computadora portátil, según el reciente libro de Laura Shin sobre la historia de Ethereum, The Cryptopians. Con el tiempo, se hizo evidente que el grupo tenía planes muy diferentes para la tecnología naciente. Buterin quería una plataforma abierta descentralizada en la que cualquiera pudiera construir cualquier cosa. Otros querían usar la tecnología para crear un negocio. Una idea era construir el equivalente criptográfico a Google, en el que Ethereum usaría los datos de los clientes para vender anuncios dirigidos. Los hombres también se pelearon por el poder y los títulos. Uno de los cofundadores, Charles Hoskinson, se nombró a sí mismo CEO, una designación que no era de interés para Buterin, quien bromeó con que su título sería C-3PO, como del droide de Star Wars.

Los conflictos subsiguientes dejaron a Buterin con un choque cultural. En el espacio de unos pocos meses, había pasado de una vida enclaustrada de escribir código y artículos técnicos a la de un tomador de decisiones que lidiaba con egos hinchados y luchas de poder. Su visión para Ethereum pendía de un hilo. “La mayor división fue definitivamente que muchas de estas personas se preocupaban por ganar dinero. Para mí, ese no era mi objetivo”, dice Buterin, cuyo patrimonio neto es de al menos $ 800 millones, según los registros públicos en la cadena de bloques cuya precisión fue confirmada por un portavoz. “Incluso hubo momentos al principio en los que estaba negociando a la baja los porcentajes de la distribución de Ether que tanto yo como los otros fundadores de alto nivel obtendríamos, para ser más igualitario. Eso los molestó”.

TIME

Buterin dice que los otros fundadores trataron de aprovechar su ingenuidad para impulsar sus propias ideas sobre cómo debería funcionar Ethereum. “La gente usó mi miedo a los reguladores en mi contra”, recuerda, “diciendo que deberíamos tener una entidad con fines de lucro porque es mucho más simple legalmente que hacer una organización sin fines de lucro”. A medida que aumentaban las tensiones, el grupo imploró a Buterin que tomara una decisión. En junio de 2014, pidió a Hoskinson y Amir Chetrit, dos cofundadores que estaban presionando a Ethereum para que se convirtiera en un negocio, que abandonaran el grupo. Luego puso en marcha la creación de la Fundación Ethereum (EF), una organización sin fines de lucro establecida para salvaguardar la infraestructura de Ethereum y financiar proyectos de investigación y desarrollo.

Uno por uno, todos los demás fundadores se desvincularon en los próximos años para perseguir sus propios proyectos, ya sea en conjunto con Ethereum o como competidores directos. Algunos de ellos siguen criticando el enfoque de Buterin. “En la dicotomía entre centralización y anarquía, Ethereum parece ir hacia la anarquía”, dice Hoskinson, quien ahora lidera su propia cadena de bloques, Cardano. “Creemos que hay un término medio para crear algún tipo de sistema de gobernanza basado en blockchain”.

Con los fundadores divididos, Buterin emergió como el líder filosófico de Ethereum. Tenía un asiento en la junta de EF y la influencia para dar forma a las tendencias de la industria y mover los mercados con sus pronunciamientos públicos. Incluso llegó a ser conocido como “V Dios” en China. Pero no entró exactamente en el vacío de poder. “No es bueno para mandar a la gente”, dice Aya Miyaguchi, directora ejecutiva de EF. “Desde una perspectiva de navegación social, era inmaduro. Probablemente todavía sea reacio a los conflictos”, dice Danny Ryan, investigador principal de la EF. Buterin llama a su lucha por habitar el papel de un líder organizacional “mi maldición durante los primeros años en Ethereum”.

No es difícil ver por qué. Buterin no presenta cualidades de liderazgo estereotipadas cuando lo conoces. Olfatea y tartamudea a través de sus oraciones, camina rígidamente y lucha por mantener el contacto visual. Casi no pone ningún esfuerzo en su ropa, en su mayoría usa camisetas Uniqlo o prendas que le regalaron sus amigos. Su apariencia despeinada lo ha convertido en un blanco fácil en las redes sociales: recientemente compartió insultos de abucheadores en línea que dijeron que parecía un “villano de Bond” o un “crackhead alienígena”.

Sin embargo, casi todos los que tienen una conversación completa con Buterin salen con los ojos estrellados. Buterin es irónicamente divertido y está casi totalmente desprovisto de pretensiones o ego. Es un friki descarado cuyos ojos se encienden cuando se posa en uno de sus conceptos favoritos, ya sea la votación cuadrática o la futarquía del sistema de gobierno. Así como Ethereum está diseñado para ser una máquina de todo, Buterin es un pensador de todo, con fluidez en disciplinas que van desde la teoría sociológica hasta el cálculo avanzado y la historia del impuesto sobre la tierra. (Actualmente está usando Duolingo para aprender su quinto y sexto idioma). No habla mal de la gente y evita un detalle de seguridad. “Una parte emocional de mí dice que una vez que comienzas a ir por ese camino, profesionalizar es solo otra palabra para perder tu alma”, dice.

Buterin, visto a través de un monitor en ETHDenver

Alexis Ohanian, cofundador de Reddit y un importante inversor en criptomonedas, dice que estar cerca de Buterin le da “una vibra similar a cuando conocí por primera vez a Sir Tim Berners-Lee”, el inventor de la World Wide Web. “Es muy reflexivo y modesto”, dice Ohanian, “y le está dando al mundo algunos de los Legos más poderosos que jamás haya visto”.

Durante años, Buterin ha estado lidiando con la cantidad de poder que ejercer en el ecosistema descentralizado de Ethereum. La primera prueba importante se produjo en 2016, cuando un organismo de recaudación de fondos basado en Ethereum recién creado llamado DAO fue pirateado por $ 60 millones, lo que en ese momento representaba más del 4% de todo el Ether en circulación. El hackeo puso a prueba los valores de la comunidad criptográfica: si realmente creyeran que ninguna autoridad central debería anular el código que rige los contratos inteligentes, entonces miles de inversores simplemente tendrían que comerse la pérdida, lo que podría, a su vez, alentar a más hackers. Por otro lado, si Buterin decidiera revertir el hackeo usando una maniobra llamada bifurcación dura, estaría manejando el mismo tipo de autoridad central que los sistemas financieros que buscó reemplazar.

Buterin tomó una decisión intermedia. Consultó con otros líderes de Ethereum, escribió publicaciones de blog abogando por la bifurcación dura y observó cómo la comunidad votó abrumadoramente a favor de esa opción a través de foros y peticiones. Cuando los desarrolladores de Ethereum crearon la bifurcación, los usuarios y mineros tenían la opción de seguir con la versión hackeada de la cadena de bloques. Pero eligieron abrumadoramente la versión bifurcada, y Ethereum se recuperó rápidamente en valor.

Para Buterin, el hackeo de DAO personificaba la promesa de un enfoque descentralizado de la gobernanza. “El liderazgo tiene que depender mucho más del poder blando y menos del poder duro, por lo que los líderes tienen que tener en cuenta los sentimientos de la comunidad y tratarlos con respeto”, dice. “Las posiciones de liderazgo no son fijas, por lo que si los líderes dejan de desempeñarse adecuadamente, el mundo se olvida de ellas. Y lo contrario es que es muy fácil que los nuevos líderes se levanten”.

En los últimos años, innumerables líderes se han levantado en Ethereum, construyendo todo tipo de productos, tokens y subculturas. Hubo el auge de las ICO de 2017, en el que los capitalistas de riesgo recaudaron miles de millones de dólares para proyectos de blockchain. Hubo un “verano” DeFi en 2020, en el que los nuevos mecanismos comerciales y las estructuras de derivados enviaron dinero aceleradamente por todo el mundo a hiper velocidad. Y hubo una explosión de NFT el año pasado: bienes digitales intercambiables, como fotos de perfil, colecciones de arte y tarjetas deportivas, que se dispararon en valor.

Los escépticos se han burlado de la utilidad de los NFT, en los que las economías de miles de millones de dólares se han construido sobre la propiedad digital percibida de imágenes simples que se pueden copiar y pegar fácilmente. Pero se han convertido rápidamente en uno de los componentes más utilizados del ecosistema Ethereum. En enero, la plataforma de negociación NFT OpenSea alcanzó un récord de $ 5 mil millones en ventas mensuales.

Los asistentes a la conferencia se alinean para hacerle preguntas a Buterin después de su discurso de apertura. Benjamin Rasmussen for TIME

Buterin no predijo el aumento de los NFT, y ha observado el fenómeno con una mezcla de interés y ansiedad. Por un lado, han ayudado a impulsar el precio del Ether, que ha aumentado más de diez veces en valor en los últimos dos años. (Nota del Autor: Poseo menos de $ 1,300 en Ether, que compré en 2021). Pero su volumen ha abrumado a la red, lo que ha llevado a un fuerte aumento en las tarifas de congestión, en el que, por ejemplo, los postores que intentan asegurar un raro NFT pagan cientos de dólares adicionales para asegurarse de que sus transacciones se aceleren.

Las tarifas han socavado algunos de los proyectos favoritos de Buterin en la cadena de bloques. Por ejemplo, Proof of Humanity, que otorga un ingreso básico universal, actualmente alrededor de $ 40 por mes, a cualquiera que se inscriba. Dependiendo de la semana, las tarifas de congestión de la red pueden hacer que sacar dinero de su billetera para pagar las necesidades básicas sea prohibitivamente caro. “Con las tarifas siendo como son hoy”, dice Buterin, “realmente llega al punto en que los derivados financieros y las cosas relacionadas a apuestas comienzan a fijar el precio de algunas de las cosas geniales”.

Las desigualdades se han colado en la criptografía de otras maneras, incluida una marcada falta de diversidad de género y racial. “No ha sido una de las cosas en las que he puesto mucho esfuerzo intelectual”, admite Buterin sobre la paridad de género. “El ecosistema necesita mejorar allí”. Desprecia el dominio del voto por monedas, un proceso de votación para DAO que Buterin siente que es solo una nueva versión de la plutocracia, una en la que los capitalistas de riesgo ricos pueden tomar decisiones interesadas con poca resistencia. “Se ha convertido en un estándar de facto, que es una distopía que he estado viendo desarrollarse en los últimos años”, dice.

Estos problemas han provocado una reacción violenta tanto dentro como fuera de la comunidad blockchain. A medida que las criptomonedas se disparan hacia arriba, su jerga esotérica, su cultura idiosincrásica y sus excesos financieros se han encontrado con un desdén generalizado. Mientras tanto, los usuarios frustrados están acampando hacia nuevas cadenas de bloques como Solana y BNB Chain, impulsados por la perspectiva de tarifas de transacción más bajas, herramientas de construcción alternativas o diferentes valores filosóficos.

Buterin entiende por qué la gente se está alejando de Ethereum. A diferencia de prácticamente cualquier otro líder en una industria de un billón de dólares, dice que está bien con eso, especialmente dado que los problemas actuales de Ethereum se derivan del hecho de que tiene demasiados usuarios. (Perder inmensas riquezas tampoco lo inquieta mucho: el año pasado, se deshizo de $ 6 mil millones en tokens Shiba Inu que le fueron regaladas, explicando que quería dar algo a la caridad, ayudar a mantener el valor de la moneda de memes y renunciar a su papel como un “lugar de poder”).

Mientras tanto, él y el EF, que tiene casi mil millones de dólares en Ether en reserva, confirmó un representante, están tomando varios enfoques para mejorar el ecosistema. El año pasado, entregaron $ 27 millones a proyectos basados en Ethereum, en comparación con $ 7.7 millones en 2019, a destinatarios, incluidos desarrolladores de contratos inteligentes y una conferencia educativa en Lagos.

El equipo de investigación de EF también está trabajando en dos actualizaciones técnicas cruciales. El primero se conoce como la “fusión”, que convierte Ethereum de Prueba de Trabajo, POW, “Proof of work”, una forma de verificación de blockchain, a Prueba de Participación, POS, “Proof of stake” que según el EF reducirá el uso de energía de Ethereum en más del 99% y hará que la red sea más segura. Buterin ha estado empujando POS desde la fundación de Ethereum, pero los repetidos retrasos han convertido la implementación en un drama al estilo Waiting for Godot. En ETHDenver, el investigador de EF Danny Ryan declaró que la fusión ocurriría dentro de los próximos seis meses, a menos que ocurra “algo increíblemente catastrófico”. El mismo día, Buterin alentó a las empresas preocupadas por el impacto ambiental a retrasar el uso de Ethereum hasta que se complete la fusión, incluso si “se retrasa hasta 2025”.

Brent Burdick, un asistente a ETHDenver mira su teléfono en una galería de NFT. Benjamin Rasmussen for TIME

En enero, Moxie Marlinspike, cofundador de la aplicación de mensajería Signal, escribió una crítica ampliamente leída señalando que a pesar de sus mantras colectivistas, la llamada web3 ya se estaba fusionando en torno a plataformas centralizadas. Como suele hacer cuando se enfrenta a críticas legítimas, Buterin respondió con una publicación reflexiva y detallada en Reddit. “El mundo de blockchain descentralizado debidamente autenticado está llegando, y está mucho más cerca de estar aquí de lo que mucha gente piensa”, escribió. “No veo ninguna razón técnica por la que el futuro deba parecerse al status quo de hoy”.

Buterin es consciente de que las promesas utópicas de las criptomonedas suenan obsoletas para muchos, y llama a la carrera para implementar el sharding frente a la competencia una “bomba de tiempo”. “Si no tenemos fragmentación lo suficientemente rápida, entonces las personas podrían comenzar a migrar a soluciones más centralizadas”, dice. “Y si después de todo eso sucede y todavía se centraliza, entonces sí, hay un argumento mucho más fuerte de que hay un gran problema”.

A medida que se resuelven los problemas técnicos, Buterin ha dirigido su atención hacia problemas sociopolíticos más grandes que cree que la cadena de bloques podría resolver. En su blog y en Twitter, encontrarás tratados sobre vivienda; sobre los sistemas de votación; sobre la mejor manera de distribuir los bienes públicos; sobre la construcción de ciudades y la investigación de la longevidad. Si bien Buterin pasó gran parte de la pandemia viviendo en Singapur, vive cada vez más como un nómada digital, escribiendo despachos desde todos lados.

Aquellos que conocen bien a Buterin han notado un cambio filosófico a lo largo de los años. “Ha pasado de ser más comprensivo con el pensamiento anarcocapitalista al pensamiento de tipo georgista”, dice Glen Weyl, un economista que es uno de sus colaboradores cercanos, refiriéndose a una teoría que sostiene que el valor de los bienes comunes debería pertenecer por igual a todos los miembros de la sociedad. Una de las publicaciones recientes de Buterin pide la creación de un nuevo tipo de NFT, basado no en el valor monetario sino en la participación y la identidad. Por ejemplo, la asignación de votos en una organización puede estar determinada por el compromiso que un individuo ha mostrado con el grupo, en lugar del número de tokens que posee. “Los NFT pueden representar mucho más de lo que eres y no solo lo que puedes pagar”, escribe.

Si bien el blog de Buterin es una de sus principales herramientas de persuasión pública, sus publicaciones no pretenden ser decretos, sino exploraciones intelectuales que invitan al debate. Buterin a menudo disecciona los defectos de ideas oscuras sobre las que una vez escribió efusivamente, como los impuestos harberger. Su blog es un modelo de cómo un líder puede trabajar a través de ideas complejas con transparencia y rigor, exponiendo el desordenado proceso de crecimiento intelectual para que todos lo vean, y tal vez aprendan de él.

Algunas de las ideas más radicales de Buterin pueden provocar alarma. En enero, causó una pequeña indignación en Twitter al abogar por los úteros sintéticos, que argumentó que podrían reducir la brecha salarial entre hombres y mujeres. Él predice que hay una posibilidad decente de que alguien nacido hoy viva hasta los 3,000 años, y toma el medicamento contra la diabetes Metformina con la esperanza de retrasar el envejecimiento de su cuerpo, a pesar de los resultados mixtos de los estudios sobre la eficacia del medicamento.

A medida que los organismos gubernamentales se preparan para incursionar en las criptomonedas, en marzo, el presidente Biden firmó una Orden Ejecutiva que busca un plan federal para regular los activos digitales, Buterin ha sido cada vez más buscado por los políticos. En ETHDenver, sostuvo una conversación privada con el gobernador de Colorado, Jared Polis, un demócrata que apoya las criptomonedas. Buterin está ansioso por la valencia política de la criptografía en los Estados Unidos, donde los republicanos generalmente han estado más ansiosos por abrazarla. “Definitivamente hay señales que están haciendo que parezca que la criptografía está a punto de convertirse en algo de tendencia derechista”, dice Buterin. “Si sucede, sacrificaremos mucho del potencial que tiene para ofrecer”.

Para Buterin, el peor escenario para el futuro de la criptografía es que la tecnología blockchain termine concentrada en manos de gobiernos dictatoriales. No está contento con el lanzamiento de Bitcoin como moneda de curso legal en El Salvador, que ha estado plagado de robo de identidad y volatilidad. La perspectiva de que los gobiernos utilicen la tecnología para tomar medidas enérgicas contra la disidencia es una de las razones por las que Buterin insiste en que las criptomonedas permanezcan descentralizadas. Él ve la tecnología como el ecualizador más poderoso de la tecnología de vigilancia desplegada por gobiernos (como el de China) y compañías poderosas (como Meta) por igual.

Si Mark Zuckerberg no debiera tener el poder de tomar decisiones que cambien la época o controlar los datos de los usuarios con fines de lucro, Buterin cree, entonces tampoco el debería tenerlo, incluso si eso limita su capacidad para dar forma al futuro de su creación, envía a algunas personas a otras cadenas de bloques o permite que otros usen su plataforma de maneras desagradables. “Me encantaría tener un ecosistema que tenga muchos locos buenos y locos malos”, dice Buterin. “La locura es cuando se están drenando enormes cantidades de dinero y todo lo que está haciendo es subsidiar a la industria de los hackers. Una buena locura es cuando hay trabajo tecnológico e investigación y desarrollo y bienes públicos que salen del otro extremo. Así que ahí está esta batalla. Y tenemos que ser intencionales y asegurarnos de que sucedan más de las cosas correctas”.

— Con reportaje de Nik Popli y Mariah Espada/Washington

--

--

Natalie Gil

MIT Sloan Fellow. Ubergeek, IT Exec, Mentor/Mentee. Ex-Microsoftie and Goldman Sachs Alumna. Diversity Champion. Founder @LatinityConf About: www.natalie.uno